CARTA SOBRE LA ELECTROESTIMULACIÓN MUSCULAR Y EVALUACIÓN DE EQUIPOS

Mi nombre es Juan Peris y son ya 18 años los que llevo entrenando y trabajando con electroestimulación muscular. Reconozco que como a muchos atletas que hacíamos entrenamientos muy exigentes la primera vez que escuchamos hablar sobre la electroestimulación y sus virtudes “sacamos pecho” con un “¿me dices que este aparato es capaz de producir entrenamientos más exigentes de lo que yo hago?”; y bueno, pues mi inquietud/desafío por aprender sobre este mundo me llevo a asistir a mi primera charla sobre esta materia.

Se despertaron en mí infinidad de inquietudes, así que adquirí mi primer equipo (un Compex Sport 500), y comencé a entrenar, a estudiar y a plantearme infinidad de preguntas que confieso que a fecha de hoy siguen naciendo dentro de mí. En resumen, ese desafío inicial me convirtió en un apasionado de esta tecnología aplicada al rendimiento. Muchas preguntas satisfechas, pero que, en realidad, no hacen más que abrir nuevas inquietudes que gracias a mi trabajo tengo la oportunidad de compartir con cantidad de compañeros en nuestras formaciones Myox EMS.

 

Entrenado con electroetimulación muscular, hace ya «unos cuantos años». Equipos: Compex Mi Sport. Juan Peris

 

En infinidad de estudios la EMS ha demostrado ser capaz de potenciar la fuerza, la ganancia de masa muscular, aumentar la vascularización mejorando por ejemplo la capacidad oxidativa de la fibra lenta, presentarse también como un medio súper eficaz en el trabajo del bio-feedback en terrenos como la reeducación postural y de patrones de movimiento, este último un terreno menos explotado; y que aprovecho para invitaros a conocerlo pues es apasionante. En nuestros cursos de electroestimulación muscular Myox desarrollamos todos estos contenidos en profundidad.

El continuo esfuerzo por mejorar, descubrir y explorar esta tecnología, ha conducido mi trabajo durante todos estos años, tratando siempre de resolver las necesidades reales de nuestros clientes. Hemos llegado incluso a crear desde Myox EMS sistemas de trabajo como la co-activación y las cadenas cinéticas, que son sistemas de disposición de los circuitos nunca empleados anteriormente, desarrollando también sistemas de progresión, criterios de individualización y un profundo análisis de los parámetros eléctricos y sus efectos en combinación con diferentes acciones o tipos de contracción. Todo esto ha favorecido a que Myox se haya convertido actualmente en una marca de referencia internacional en este campo, la electroestimulación muscular.

Entrenando con Compex, hace ya muchos años. Circuito en bíceps. Juan Peris

Y cómo no era suficiente apasionante todo esto… ¡llegaron los trajes de electroestimulación! Wow, ¿ahora qué? Bueno, pues vamos allá…

En primer lugar, aclarar que toda marca que pueda ofrecer unas garantías de calidad en el desarrollo y programación de sus equipos estará trabajando con corrientes rectangulares, bifásicas, simétricas y compensadas; que es el tipo de corriente que viene utilizándose desde los 90 en musculatura sana y que ha mostrado ser la más eficiente, es decir, es aquella que es capaz de producir las contracciones musculares más potentes con la menor cantidad de energía eléctrica necesaria. Pero esto no es suficiente, pues trabajar con una marca de calidad no es más que el primer paso. Si realmente un profesional desea lograr sus objetivos es imprescindible que conozca los parámetros eléctricos con los que se manipula un equipo, pues sin su control y conocimiento y con todo mi respeto he de decir que se está trabajando “a ciegas” y esto, es sencillamente una falta de consideración hacia nuestro cliente.

¿Cómo saber si el estímulo eléctrico incide preferentemente en fibra lenta, intermedia o rápidas? ¿Cómo saber si estoy aumentando la vascularización, si estoy mejorando la tolerancia al esfuerzo de la fibra lenta, si estoy promoviendo la hipertrofia o la potencia? Bueno, pues todo esto lo define la Frecuencia.

Y… ¿en cuanto a los circuitos eléctricos? Cuál es mi capacidad de decisión sobre el equipo que manejo a la hora de individualizar un entrenamiento, porque una vez más, volverá a ser la esencia de un trabajo bien hecho.

¿Cómo lograr que el estímulo reclute mayor o menor número de unidades motoras? ¿y si deseo que este reclutamiento esté más condicionado la velocidad de conducción de los axones o más bien regirme por principios de profundidad del estímulo? Imprescindible una vez más la comprensión de parámetros como la Cronaxia y la Intensidad. Y no sólo esto, ¿cómo la intensidad juega a mi favor o en mi contra cuando contrapongo reclutamiento motor y aspectos técnicos? Insisto, que con todo esto no pretendo alarmar, o bueno quizá sí, pero entiéndase que mi propósito es concienciar sobre la importancia del estudio específico por parte del profesional, además, obviamente de que deba poseer una titulación oficial que le ampare.

 

Entrenando con electroestimulación global.
Equipo: Wav-e
www.myox.fit

 

Dicho todo esto, aunque en términos generales, cuando unos compañeros me piden que ofrezca mi opinión neutral y honesta sobre un producto, paro y pienso… “¿qué me gustaría conseguir en mis entrenamientos cuando tengo en mente un equipo de electroestimulación muscular global? Y la tecnología que me presentas… ¿hasta qué punto satisface mis necesidades? y después de conocer bien el mercado, añado… ¿qué seguridad me ofrece en el medio/largo plazo?”

 

Pues comparto con ustedes el criterio que sigo para escoger una marca:

  • Que trabaje con corrientes rectangulares, lo cual me garantiza que la cantidad de energía necesaria para inducir una respuesta muscular será menor (hablamos de músculo sano).
  • Ademas que se trate de una corriente compensada, es decir, su cantidad de energía positiva y negativa son iguales. ¿Y esto por qué es importante? Pues porque que una corriente sea compensada implica que no polariza, ósea, que no genera calor. Deducimos, por tanto, que no existe riesgo de quemaduras y que los implantes que una persona pudiera llevar no supondrían una contraindicación al entrenamiento con electroestimulación.
  • Que el generador de corriente sea un generador de corriente constante, por lo que “quedan garantizadas” los dos puntos anteriores. Y es que un generador de corriente constante es capaz de estabilizar el impulso ante la inconstante impedancia eléctrica (resistencia al paso de la corriente) de nuestro organismo. Si no contara con un generador de estas características no podría garantizarse en el tiempo la forma de la onda del impulso elétrico y  por tanto podrían darse efectos negativos no deseados.
  • Que un equipo sea inalámbrico es importante pues permite movilidad absoluta y claro, total especifidad en cuanto a patrones de movimiento y ejecuciones deportivas específicas.
  • Analizar los programas que inicialmente ofrece predefinidos el equipo. La mayoría de las casas comerciales (espero que nadie se enfade por esto, pero en Myox prima la honestidad profesional) están ofreciendo programas con problemas como estos:
    • Sus nombres responden a cuestiones estrictamente comerciales y no se ajustan con la realidad de los parámetros eléctricos con los que han sido diseñados,
    • Estipulan protocolos potencialmente lesivos, pues no respetan ningún tipo de criterio de progresión ni desde el punto de vista eléctrico ni fisiológico
    • La ausencia de rampas, las relaciones entre contracción y reposo, la falta de tiempos de calentamiento, entre otras muchas cosas, demuestran que tras las marcas no existen profesionales verdaderamente formados en la materia.
  • Por otro lado, ver si el equipo me ofrece programas «abiertos», es decir, que pueda manipular los parámetros eléctricos por lo que todo profesional que se haya formado y conozca los efectos de estos podrá literalmente “crear programas, personalizar y adaptar in situ todo lo que considere menester para atender las necesidades inmediatas de todo sujeto”. O bien, que nos ofrezca la posibilidad de crear programas totalmente nuevos, obviamente de gran utilidad siempre y cuando el profesional responsable se haya formado.
  • Debemos analizar el traje, que sea estéticamente bonito es importante, claro; pero mucho más importante es:
    • Ergonomía, que permita movilidad y se adaptae bien a las diferentes constituciones de las personas.
    • Cableado, clips y demás elementos deben estar integrados de un modo que no generen relieves para no alterar ni la técnica ni la concentración del usuario.
    • Disposición de los circuitos eléctricos; por ejemplo que en extremidades, los circuitos de bíceps y tríceps, y de cuádriceps/isquiosurales sean independientes nos permitirá tomar decisiones en la búsqueda de la co-activación de antagonistas bajo contracciones iguales o similares o dar protagonismo a uno frente a otro según sea el requerimiento técnico.
  • Y he dejado para el final, una cuestión quizá menos técnica pero en el día a día tremendamente importante, debemos asegurarnos que el equipo que compramos tenemos referencias de un adecuado servicio post-venta, sustitución rápida de accesorios o trajes cuando es necesario, atención técnica y de reparación eficiente. Tener muy en cuenta este punto, pues lamentablemente durante estos años he tenido la posibilidad de conocer marcas con características técnicas buenas o muy buenas, pero que han dado muchos problemas a posteriori, y claro, de este modo no es posible trabajar; deberíamos descartar estas marcas.

 

Tras todo lo expuesto, quedo a vuestra plena disposición para atender, proponer, debatir, cualquier cuestión que nos ayude a compartir y crecer profesionalmente.

 

JUAN PERIS

juan@juanperis.fit

 

Deja tu comentario

WhatsApp chat